Cuentos de gente que lee demasiado

Otros Blogs
Y si falta alguien, pues que se añada :p
Reglas Generales
  • Todo el mundo es libre de modificar la plantilla, siempre que guarde (en la cabeza o en un txt) un backup de la versión previa por si la opinión de la gente es contraria al cambio.
  • Se puede añadir a gente como escritores, pero tampoco hay que saturar esto... y sería conveniente que fuera un consenso, que se opine entre todos y eso,... salvo los usuarios iniciales que ya sabeis todos quienes son.
  • NO vale dar un golpe de estado, quitar los privilegios del resto de los participantes e implantar una dictadura.
  • Nadie intentará sacar beneficios económicos del blog sin compartirlos con el resto (el Adsense ese, vamos).
Reglas de los mensajes
  • Cada post es un capítulo. En el título se pone el nombre de la historia y el número del capítulo (y un nombre del capítulo opcionalmente).
  • Sólo la persona que escribe un capítulo lo puede modificar, indicando (con colores) las modificaciones. El resto puede sugerir cambios en los comentarios del capítulo.
  • El siguiente por escribir lo solicitará en los comentarios del capítulo actual.
  • El turno de escritura debe ser cada uno un capítulo hasta el final del grupo de gente y vuelta a empezar si fuera necesario, round robin de ese. Si alguien no quiere escribir, que lo indique claramente y su turno pasará al siguiente.
  • Cada capítulo tiene que intentar seguir la trama del anterior y, excepto el último, dejar abierto el final para que se pueda continuar
  • Se indicará el último capítulo por parte del escritor del mismo.
Reglas de los Comentarios
  • Serán constructivos.... bueno, unos poquitos destructivos también :D
  • No se usará friki como insulto.
  • Los podrá hacer cualquier persona que lea esto, así que decidle a la gente que nos sindique.
  • No atacarán al escritor personalmente, sino a su obra.
martes, julio 18, 2006
El fin del crepúsculo. Capítulo 5. Dejà vu
Negué con la cabeza, incapaz de articular una palabra y le dejé pasar de manera automática. Me senté en un sillón frente a ella, evitando levantar la mirada. No quería encontrarme con sus ojos suplicantes.

— Sé que tiene que ser muy doloroso para ti... - me dijo ella tras unos segundos de incómodo silencio-, pero de verdad necesito oir de tu boca qué paso esa noche... no me puedo creer la versión que me dio aquel oficial gris... ¡Tú estabas allí! ¡Por favor!

No necesitaba levantar la vista para saber que estaba llorando. Se lo debo, nunca le conté lo que pasó... Joder, pero he trabajado tanto para conseguir olvidarlo... Claro, que vaya mierda de forma de olvidarlo cuando sigue persiguiéndome en mis sueños...

— Habíamos... habíamos ido de botellón - empecé a contarle, intentado que mi voz no expresara mi miedo-. Era el cumpleaños de Elena y me habían invitado por pena, supongo que porque se lo pediría tu hermana, ya que normalmente pasaban de mí - ¿por qué seguía sintiendo tanta acritud por algo que había pasado hacía un lustro?-. Subimos hasta la Puerta de la Justicia huyendo de la policía que se había instalado en Plaza Nueva y de las acumulaciones de gente del Hipercor. Querían algo íntimo, según me dijo Ernesto mientras subíamos. Es pavoroso con cuánto detalle se recuerdan las gilipolleces más grandes.
— Supongo que ese día lo tendrás grabado... - Lo había dicho en voz alta... ¡Mierda!
— Perdona, sólo divagaba.... esto... - No quiero que ella me trate como los demás... como si estuviera loco-. Cuando llegamos a la plaza en que solíamos quedarnos, decidieron que había demasiada luz... dos tristes farolas... y que pasaba demasiada gente... una persona cada 10 minutos... y seguimos subiendo hasta la Puerta de la Justicia. Bueno, el resto fue como cualquier botellón... Ernesto y Elena enrollándose en una esquina, Tomás buitreando a tu hermana -y ella dejándose buitrear- y yo allí de sujetavelas. Me cansé de estar sin hacer nada y decidí darme una vuelta y aprovechar para mea... regar el Generalife.
— Jejejejeje - no era mi intención, pero conseguí que se riera. Era extraño verla reirse y llorar a la vez... extraño pero bonito.
— Cuando salía de entre la maleza me pareció ver una sombra... no pude ver mucho más, pero creí que era una persona que corría cuesta abajo, tropecé -me caí sobre el sitio donde había estado menado y me llené los pantalones de orina... - y... digamos que se me quitaron las pocas ganas que tenía de volver con esta gente, así que cogí el camino de vuelta a casa mientras le escribía un sms a estos para decírselo.
— Pero... ¿no volviste? ¿No los encontraste...?
— Sí bueno, es que cuando iba a mitad de camino... -joder, va a pensar que estoy loco, de remate, totalmente loco-, miré la acequia que corría al lado y vi un reflejo raro que me pareció... me pareció la cara ensangrentada de tu hermana. Parpadeé y se convirtió en el torso de Elena con un cuchillo clavado. Volví a parpadear y no había nada. Dudé un poco... pero al final pensé que no podría dormir si no me cercioraba de que estaban bien... así que regresé.
— Eso no me lo habías contado...
— Bueno, digamos que no quería que pensaras que estaba loco... cuando se lo conté a la policía se lo tomaron como otro "trastorno post traumático" y me ignoraron... así que pensé que me lo habría imaginado... o al menos lo intenté.
— Vale, vale, no hace falta que te pongas a la defensiva... Por favor, sigue.
— Cuando estaba subiendo el último tramo de escaleras, vi a una sombra que se alejaba, dirección al Alhambra Palace. Lo primero que noté es que no había ningún tipo de ruido, todo era silencio. Ahora que lo pienso, no me extrañó, yo me lo esperaba, en el fondo lo sabía antes de llegar. Cuando doblé la esquina... los vi, el pecho de Elena con el cuchillo, Ernesto en un ángulo imposible, Tomás bocabajo en un charco de sangre y la cara ensangrentada de tu hermana mirando hacia el infinito. Me acerqué corriendo a ellos, me arrodillé e intenté reanimarlos. Claudia dejó de respirar entre mis brazos... yo... lo siento

Me eché a llorar, recordarlo todo, fue demasiado. La respiración entrecortada de Claudia. El pitido que salía de la garganta seccionada de Tomás. El pecho de Elena que subía y bajaba de manera agónica. Los brazos de Erneto moviéndose espásmicamente.

"Extraño asesinato en la Puerta de la Justicia" fue el titular del día siguiente. Dijeron que era un asesino en serie que atacaba a parejas, pero el modus operandis era distinto, nada era igual. Nada tenía sentido.

Marta me abrazó y me acunó, devolviéndome a la realidad. Apoyé mi cabeza contra su pecho y aclaré mi mente. Esta noche iré con ella.

Escrito por Miauz @ 5:12 p. m.   4 comentarios
lunes, julio 03, 2006
Fotografías
Intermedio, o ambigú, o intermezzo o interludio o lo que sea.

Algunas fotos.

La puerta de la muerte

Botellón

La puerta de la muerte (con gente)

El Callejón De Los Misterios

A morirse de miedo! Muajajaja.
Escrito por Ferguson @ 1:54 p. m.   8 comentarios
domingo, julio 02, 2006
El fin del Crepúsculo. Capítulo 4. 3 de Julio
Unos rayos de luz me dieron directamente en los ojos, la persiana de la habitación era vieja y no cerraba bien. Debería comprar unas buenas cortinas pensé como tantas otras veces que la claridad me había despertado.
Miré el reloj, las 9 y media, ¡Mierda!, di un bote en la cama, tenía la entrevista a las 10 y me había quedado dormido.Con todo lo ocurrido la noche anterior, se me había olvidado poner el despertador y llegaba tarde, lo que me faltaba. Me puse la ropa que tenía sobre la silla, cogí las llaves y salí corriendo sin ni siquiera peinarme.

Cuatro horas más tarde estaba de nuevo en mi casa, la entrevista no podía haber ido peor, había llegado media hora tarde, mi aspecto era horrible, y para colmo no había contestado con claridad a casi ninguna de las preguntas que me habían hecho. Si yo era el más cualificado para ese puesto estaba claro que hoy no era el mejor día para demostrarlo.Si pudiese tener otra oportunidad... pero eso no era posible, te llamaremos en unos días me dijeron, sí claro, eso es lo que dicen siempre.

Mi estómago rugía, no había desayunado nada, abrí la nevera, vacía como siempre. Me preparé unos macarrones con tomate y volví a la cama, tenía tanto sueño... solo quería olvidarme de aquella entrevista.

El sonido del movil me despertó, descolgué casi sin abrir los ojos:
-Si?
-Hola, soy Marta- ¡mierda!, me había olvidado de ella por completo - ¿puedo pasarme por tu casa en 5 minutos?
-Sí claro- le dije intentando que no se notara que estaba medio dormido.

Me senté en la cama y di un vistazo rápido a la casa, toda la ropa por medio, los platos sin fregar, yo hecho un desastre y sólo 5 minutos para arreglarlo.Rápidamente metí toda la ropa en la lavadora y acumulé los platos en la pila, estiré las sábanas de la cama y coloqué los cojines encima, tiré todos los papeles que ví y me fuí directo a la ducha. Salí con el tiempo justo para abrir la puerta cuando sonó el timbre.

Allí estaba ella, llevaba el pelo recogido en una cola, pero un mechón caía graciosamente sobre la frente. Le dije que pasara antes de que se diera cuenta que me estaba empezando a ruborizar.
-¿Que tal la entrevista? - me preguntó
-Un desastre, mejor no hablemos de ello.
-¿Sabes que día es hoy?.
Hoy, hoy era lunes, acababa de empezar Julio, sí, hoy era 3 de Julio. Ya sé a que se refería, la noche del 3 de Julio de hace 6 años fue cuando sucedió todo aquello. Asentí con la cabeza

Sacó de su bolso un sobre y me lo dió, estaba abierto, su nombre y su dirección de Belgica como destinatario y sin remitente, aunque el matasellos era de granada.Dentro había una nota que decía: Si quieres saber algo más de lo que le pasó realmente a tu hermana, te espero el 3 de Julio a las 12 de la noche en la puerta de Justicia.

Me quedé blanco al leer aquello, la miré y le pregunté:
-¿Sabes quien te lo ha enviado?
-No, pensé que habías sido tú, por eso no me sorprendió encontrarte allí anoche, llegué un día antes y quise volver a aquel lugar, pero en cuanto te ví me di cuenta que tú tampoco sabías nada de esto.
Hizo una pausa y me miró fijamente con sus ojos verdes:
-Necesito que seas sincero conmigo...¿Hay algo de aquella noche que no me contaste?


-------------Ideas para el siguiente--------------------
El protagonista puede saber algo más que no haya contado, quizás había alguien allí, o las personas con las que se cruzó aquella noche (vease primer capítulo)
o quizás no sabe nada, lo que está claro es que perdió a Claudia una vez, y no iba a dejar que le sucediera lo mismo con Marta.
Escrito por alayma @ 1:55 p. m.   10 comentarios
Entradas Anteriores
Archivos
Enlaces
Template by

Free Blogger Templates

BLOGGER